miércoles, 7 de octubre de 2015

Sexualidad y enfermos de Parkinson

Cuando una persona está enferma, la sexualidad y su vida sexual suele aparcarse en un segundo plano para preocuparse por esa enfermedad y en recuperarse lo más posible. Sin embargo, tanto la sexualidad como la vida sexual es una parte importante de la salud, del cuerpo y la mente de esa persona.

Cuando a alguien se le diagnostica la enfermedad de Parkinson es normal que, el sexo, no sea algo que se quiera tener con la otra
persona debido al estado mental, y físico también, que se tiene. Y es que el Parkinson, para aquellos que no lo conozcan, puede generar temblores o rigidez en el cuerpo que imposibilitan en algunas ocasiones las sesiones de sexo. También los medicamentos que se toman para tratar esta enfermedad pueden actuar de forma negativa en la libido de la persona (por ejemplo haciendo que esté más cansado que de costumbre, que tenga problemas de disfunción sexual, que no le apetezca tener sexo, etc.

El estrés, la depresión, la fatiga, la ansiedad... todo esto también afectaría  las relaciones sexuales pues podría llegarse a perder el interés y el deseo por la otra persona; incluso puede sentir miedo a no satisfacer lo suficiente a esa persona y, de ese modo no querer tener relaciones para no sentirse mal.

Las disfunciones sexuales con Parkinson

En una relación sexual se tienen cuatro estados de respuesta sexual que son:
  • Deseo sexual, cuando se estimula con algunas películas, fotografías, comidas, la propia pareja, etc.
  • Excitación sexual. Cuando comienza la lubricación en la mujer o, en el caso del hombre, la erección que los prepara para el sexo.
  • Orgasmo. Tanto femenino como masculino.
  • Resolución. Es el estado al que se llega después del orgasmo, cuando a veces no se puede siquiera moverse de donde se haya acabado hasta unos minutos después.

Cuando se tiene parkinson, la enfermedad puede provocar problemas en las relaciones sexuales, tanto en los hombres como en las mujeres.

Parkinson y los hombres

En el caso de los hombres, los diferentes problemas con los que se pueden encontrar son:
  • Hiposexualidad, es decir, una falta de interés por la pareja o bien una pérdida del deseo sexual.
  • Hipersexualidad, es decir, un aumento del deseo sexual. Esto es lo contrario a lo anterior y muchos hombres pueden tenerlo aunque no es un tema del que se hable tanto como la hiposexualidad.
  • Disfunción eréctil. Es la incapacidad para alcanzar o mantener durante un tiempo prudencial una erección.
  • Dificultades en la eyaculación, bien porque se produce una eyaculación precoz, o porque se da una retardada (a veces incluso no se produce ésta).

Parkinson y las mujeres

En el caso de las mujeres, también ellas van a tener problemas sexuales como son:
  • Hiposexualidad, es decir, una falta de interés por la pareja o bien una pérdida del deseo sexual.
  • Hipersexualidad, es decir, un aumento del deseo sexual. Esto es lo contrario a lo anterior y también las mujeres pueden tenerlo aunque no es un tema del que se hable fácilmente.
  • Déficit de Excitación, cuando no hay lubricación o se producen tensiones musculares que pueden hacer nos disfrutar del sexo.
  • Vaginismo, conocido como una contracción involuntaria de los músculos vaginales que impedirían la penetración o, si ésta se diera, sería doloroso.
  • Anorgasmia, incapacidad para tener un orgasmo.
  • Dispareunia, dolor durante la penetración o incluso antes de la misma.

Consejos para una vida sexual sana con Parkinson.

Si tienes parkinson aquí van algunos consejos que te ayudarán a mantener activa tu vida sexual.
  • Comunicación. La comunicación es muy importante entre la pareja porque es el modo que se tiene para decirle a la otra persona lo que puede hacer para satisfacer a la que está enferma de parkinson. De lo contrario, se pueden cometer errores imprudentes o que generarían un menor interés por el sexo.
  • Que no te avergüence pedir sexo. Hay que decirlo y buscar la intimidad con la pareja. Hay parejas que no necesitan sexo, solo necesitan estar el uno al lado del otro.
  • Busca el momento para tener relaciones sexuales. Normalmente se escogerán aquellos en que la persona enferma se sienta mejor porque, si se coge otro momento, no puedes disfrutar igual del sexo (o incluso no apetece).
  • Explora otras formas de vivir la sexualidad. No solo sexo, hay muchas experiencias sexuales que también pueden ayudarte a satisfacer a la pareja.
  • Consulta a tu médico. Tanto en tratamientos para el parkinson como también en la vida sexual.


0 comentarios:

Sex Shop Dolce Love

Buscar este blog...

Síguenos

Seguidores

Blogs Amigos

  • PERFECTA A LA MAÑANA SIGUIENTE - Uno de los momentos más incómodos al principio de la relación, es la primera “mañana después”. Le hayas conocido la noche anterior, o en el trabajo, o en...
    Hace 2 años

Sobre Mi

Mi foto
Beguan Distribuciones SLU
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.